NUESTRA VISIÓN

Estado de la Misión

Para alcanzar e influir en el mundo mediante la construcción de una gran iglesia centrada en Cristo y basada en la Biblia, cambiando la mentalidad y capacitando a las personas para liderar e impactar en cada esfera de la vida.

La Iglesia que veo es una Iglesia de influencia. Una Iglesia tan grande en tamaño que la ciudad y la nación no pueden ignorarla. Una iglesia que crece tan rápido que los edificios luchan por contener el aumento.

Veo una Iglesia cuya sincera alabanza y adoración toca el cielo y cambia la tierra; Adoración que influye en las alabanzas de las personas en toda la tierra, exaltando a Cristo con poderosas canciones de fe y esperanza.

Veo una Iglesia cuyos altares están constantemente llenos de pecadores arrepentidos que responden al llamado de Cristo a la salvación.

Sí, la Iglesia que veo depende tanto del Espíritu Santo que nada lo detendrá ni se opondrá a ella; una Iglesia cuyas personas están unificadas, orando y llenas del Espíritu de Dios.

La Iglesia que veo tiene un mensaje tan claro que las vidas cambian para siempre y el potencial se cumple a través del poder de Su Palabra; un mensaje transmitido a los pueblos de la tierra a través de sus pantallas de televisión.

Veo una Iglesia tan compasiva que las personas son atraídas de situaciones imposibles a un círculo de esperanza amoroso y amistoso, donde se encuentran las respuestas y se da la aceptación.

Veo a un pueblo tan interesado en el Reino que contarán cueste lo que cueste y pagarán el precio para que el avivamiento arrastre esta tierra.

La Iglesia que veo es una Iglesia tan comprometida con la formación, capacitación y el empoderamiento de una generación de líderes para cosechar la cosecha del tiempo final que todos sus ministerios se consumen con esta meta.

Veo una Iglesia cuya cabeza es Jesús, cuya ayuda es el Espíritu Santo y cuyo enfoque es la Gran Comisión.

SÍ, LA IGLESIA QUE VEO PODRÍA SER NUESTRA IGLESIA – IGLESIA DE H2O.

El Modelo de Jesús

En nuestra iglesia H2O tenemos una pasión; alcanzar a personas lejos de Jesús y verlas transformarse en discípulos de Él.

Pero, ¿Cómo hacerlo? ¿Si fueses uno de los doce discípulos de Jesús cómo lo harías? De la manera que lo hizo Jesús, por supuesto. es por eso que en nuestra iglesia nos hemos preocupado en estudiar el desarrollo del ministerio de Jesús a través de los Evangelios. El Señor hacía más discípulos que otros porque aplicaba el modelo más apropiado. Ahora nosotros podemos replicar Su modelo para discipular y cuidar de quienes nos ha encomendado.

¿Cómo lo hizo Jesús?

1. Tuvo compasión de las multitudes. (Ganó)

▪ Jesús tenía compasión por las multitudes que lo seguían (Mt. 9:35-37).
▪ Jesús nunca pensó en pocos, siempre en muchos, por eso entrenó a doce para cuidar las multitudes.
▪ Para tener compasión por las multitudes necesitamos entender que toda persona tiene un alma que hay que ganar, desde el que vive debajo del puente hasta el que edificó el puente. Todos deben ganar la vida eterna.
▪ Jesús lo hizo predicando en los campos y haciendo grupos en las casas, a estos grupos les llamamos en nuestra iglesia H2Groups.

2. Manifestó Su Poder. (Consolidó)

▪ Jesús llenó las necesidades de las personas manifestando su sanador y liberador.
▪ El propósito del poder es que las personas sean liberadas, afirmadas, y crean en al Señor. (Mr 1.27-45, Mr 2 1-12, Jn 2.23, Jn 6.2)
▪ En nuestra iglesia consolidamos a los que han sido ganados a través de 3 pasos:

1. La NPT: Les entregamos el manual “Nací Para Triunfar” y visitamos sus casas la m

2. La asignación al Grupo: Para que la persona pueda ser cuidad efectivamente, inmediatamente después de la conversión se le debe asignar a un grupo donde pueda compartir con otros creyentes.

3. La LBS: Les enseñamos Liberación, Bendición, y Sanidad, a través de tres diferentes clases.

4. El Peniel: Les ministramos profundamente en nuestro retiro espiritual donde el poder de Dios es manifiesta a través de señales, sanidades, liberación, y bautismo en el Espíritu Santo.

5. El Bautismo en Agua. Durante uno de los servicios en nuestra iglesia se le bautizamos en agua celebrando su transformación como Jesús nos mandó.

3. Escogió a doce personas. (Discípulo) ▪ Llamó a los que Él quiso. El escogió a sus discípulos, no sus discípulos a él. (Mt 9:35 al 10:4)

▪ Escogió con propósito, por el objetivo a conseguir (cuidar las multitudes).
▪ Estableció un número determinado de obreros: los 12.
▪ Discipular no es adoctrinar, es formar personas. El los llamó para ser hechos “pescadores de hombres”.
▪ Jesús discípulo a quien quería trabajar, no sólo aquel que quería oír o aprender. Ser un discípulo es ser un obrero del Señor y colaborador en la visión de Dios.
▪ En H2O discipulados como lo hizo en Jesús, a través de un sistema de entrenamiento llamado “Agentes de Paz”. Este es dado por un líder una vez ala semana desde las casas a las personas que están siendo discipulados. Este proceso dura tres meses (12 clases de 45 minutos).

4. Los envió a hacer los mismo. (Envió)

▪ Después de haberlos discipulado les dio autoridad sobre toda fuerza del enemigo y los envió de dos en dos a hacer lo mismo (ganar, consolidar, discipular, y enviar a otros). (Lucas 10:19).
▪ Fueron tan efectivo que volvieron con 72 discípulos entrenados (12 discípulos por cada 6 pareja que Jesús envió) a los cuales Jesús envió de igual manera. (Lucas 10.1-2)
▪ En H2o usamos una graduación especial llamada “Lanzamiento” en la cual damos autoridad a los discípulos para ser enviados y hacer en la vida de otros lo que Dios hizo en ellos a través de sus líderes.

Dr. Dionny Baez

H2o Church

Jesús dijo que la mies es mucha, y que los obreros pocos. El dijo que pidiéramos al Señor que enviara más obreros. La cosecha siempre traerá consigo más mies, que requerirá más obreros. Lo que Dios busca y establece son personas dispuestas a trabajar en la obra del Reino (La mies). Todo obrero con la visión correcta levantará la mies, consciente que hay que ganar, consolidar, discipular y enviar más obreros. Siempre que se recoge la mies se deben hacer más obreros, quienes traerán más cosecha. Tu eres el obrero que Dios utilizará para transformar esta ciudad un discípulo a la vez.

INGRESA AQUÍ PARA INVOLUCRARTE EN UN GRUPO H2O